Música con la armónica

armonicas-musica

La armónica es un instrumento portátil y adaptable a las manos de cualquier persona; la música con la armónica es muy variable, ya que prácticamente se atreve con cualquier tipo.

Sin embargo, aunque su aprendizaje pueda parecer sencillo en un principio, lo cierto es que conseguir dominarlo puede ser algo complicado.

A continuación, vamos a analizar algunas de las claves para empezar, así como la música de armónica para escuchar que te ayudarán a inspirarte.

¿Cómo dar tus primeros pasos con la armónica?

Selección de la armónica

Para empezar, deberías elegir una armónica diatónica, siendo la más común y la más barata. Dependiendo del presupuesto, y de tu habilidad, elegirás un modelo diferente. Antes de comprar armonica te voy a dar unos consejitos.

Consejos iniciales

La armónica funciona a través de una serie de lengüetas internas; son unos elementos que dividen el aire y lo pueden expulsar o absorber entre las hendiduras que quedan entre ellas.

Estas lengüetas son muy delicadas y se irán desgastando con el uso. Por ello, habrá que cuidarlas, limpiarlas y, si no queda más remedio, cambiarlas.

Leyendo las partituras de la armónica

tocando-titanic-armonica

Cómo ocurre con cualquier instrumento, para tocar la armónica tendremos que seguir una partitura.

Lo cierto es que las tablaturas son adecuadas para cuando tenemos que tocar armónicas cromáticas grandes, pero en las armónicas diatónicas pueden diferir de distinta manera y no son siempre demasiado comunes.
En los siguientes párrafos encontrarás una relación de la mejor música con armónica para escuchar; de esta manera, podrás hacerte con sus partituras y convertirte en un virtuoso:

Himno de la alegría.
Obladi Oblada (The Beatles).
Color esperanza (Diego Torres).
Imagine (John Lenon).
Angie (Rolling Stones).
Sweet Virginia (Rolling Stones).
All my Loving (The Beatles).
Feliz cumpleaños.
Jingle Bells.
Oh Sussana.
Marcha Nupcial.
Wind of Change (The Scorpions)
Un beso y una flor (Nino Bravo).
El día que me quieras (Luis Miguel).
Titanic.
La marcha de los Santos.

La principal ventaja de este tipo de música para armónica es que seguro que ya la has escuchado en más de una ocasión, por lo que el proceso de aprendizaje será mucho más sencillo.

Técnica para empezar a tocar la armónica

1) Empezamos soplando para producir una nota, es lo primero que tienes que practicar. Ves interactuando con las diferentes ranuras y luego intenta soplar en 3 al mismo tiempo. La idea es que consigas crear un sonido agradable.

2) Por otra parte, también deberías de ir controlando la respiración; expulsa el aire suavemente por las lengüetas y luego ves recuperándolo.

3) Cuando hayas desarrollado una cierta destreza, podrás atreverte a tocar una escala completa en Do Mayor (esta empieza con 4 y asciende hasta 7).

4) A partir de ese punto lo único que debes de hacer es seguir practicando, tanto escalas como notas individuales. La idea es que te sientas cómodo al ir cambiando de notas. Ves practicando con las canciones anteriores hasta dominarlas.

Con estos consejos básicos estás listo para poder hacerte con el dominio de la armónica.